Diego Quejido

“Investigar los pálpitos de la pintura en los museos y seguir pintando es un compromiso con el que mantener el pulso a las exigencias de la vida. Así, solo se trata de dar cuenta de la vida, a la vida misma que lo rodea, viviendo la realidad común del mundo y desplegando posibles realidades en torno al arte y la vida.
Crear por utopías, luchando por mantener fuerte una matriz sensible y profunda del acontecer humano.”


Diego Quejido García (Madrid, 1983).
Licenciado en Historia del Arte, Universidad Autónoma de Madrid. 2009.
Beca Erasmus en la Universidad de Rethimno, Creta. Grecia, 2007-08.
Bachillerato en la Escuela de Arte de “La Palma” de Madrid.

Niño y pintor, aprende continuando una pasión familiar por la tradición y la práctica de la pintura. En 1994 toma el sobrenombre de “SEDA” y comienza una actividad como escritor de graffiti. Desde el año 2000 realiza murales para particulares, comercios, marcas, eventos e instituciones, actividad que aún desempeña profesionalmente.
  
En este devenir, la ciudad es el marco en el que se miden y se provocan las fuerzas de vivir y las fuerzas de la creación actual. Madrid, París  Atenas, Roma, Berlín, Fez, Nueva York y La Habana, forman parte de “ese” querer implicado en el trabajo de vivir-pintar-pensar. Así, las experiencias de viajar por cada uno de estos lugares y de los caminos naturales que los acompañan, documentados con fotografías, dibujos y notas escritas a modo de diario y catarsis, son sustrato del empeño activo y la libertad de un pintor vagamundo.
  
Exposiciones colectivas.
2011. Galería Magda Bellotti, Madrid.
2009. Exposición homenaje a Quico Rivas en CRUCE, Madrid.
2006. "Q". Art Neilson Gallery, Grazalema, Cádiz; Exposición organizada por el crítico de arte y pintor Quico Rivas (1953-2008) quien propone a la familia Quejido hacer una exposición en la que se incluyen obras de varios miembros de la familia incluido Quico.
2006. “Salón del Carbón”. La Carbonería. Sevilla.
Exposiciones individuales.
2009. Galería Carmen de la Guerra, Madrid.
2006. Cueva de la Tuerta, Madrid.
1994. AlmaZen de la Nave, Madrid.


SeAlquila Cuerpo

Lo que nos cae (2011). Acrílico sobre papel 
90 x 70 cm.
¿En qué medida un cuerpo o la presencia de un acontecer, un pensamiento o una pintura están vivos o casi vivos? ¿en la medida en que la vida los participa, los convida?
¿Dónde están los limites en la relación de un cuerpo con otro? ¿Y los límites de los sentidos que ponen en relación un cuerpo con otro?

La pintura que se propone para el proyecto de SeAlquila Cuerpo, representa un cuerpo marginal para el sistema, una persona que sufre la intemperie de la calle que lleva al cuerpo a los limites de su posibilidad.

Un cuerpo anónimo, un cuerpo recogido sobre sí, echado a la calle, un cuerpo parado, al tiempo que un cuerpo coraza, un cuerpo al sol, que se torna crisálida, un cuerpo sin cuerpo, un cuerpo de ahora y de siempre.

La pintura proyecta sus límites y a su vez los pone en cuestión para quien mira, con los límites de la imagen sucede algo parecido cuando está ligada a la sensación de la pintura, esto permite abrir la puerta de la multiplicidad de los sentidos, los significados y las posibilidades de reflexión sobre el hecho real que se representa y que se interpreta a través de una expresión que busca provocar en otro cuerpo un impacto óptico y una sensación “haptica” (que toca con la mirada). Una expresión-huella del acontecimiento de la pintura.



sedaque@gmail.com